martes, 8 de julio de 2014

Carlos Spaventa

                                   


                                                      ABUELITA QUE HORA SON                                                                
                               
                                                                                                                                                                                     
                                                                BLANCA FLOR                                                                            
                                               
 

                                     UNA NEGRA Y UN NEGRO en dúo con Luis Scalón

                                   
► Junto a sus hermanos, Francisco, cantor y director de orquesta y Silvio, actor radial y cinematográfico de la década del 30, eran hijos de un matrimonio de inmigrantes italianos, nacidos en Argentina, probablemente entre fines del siglo XIX y principios del XX.

No hemos podido conseguir fecha y lugar de nacimiento de todos los hermanos Spaventa, de manera que no sabemos quién era el mayor, así que mostramos los datos que obtuvimos en el cuadro siguiente.


Francisco “Pancho” Spaventa, está considerado como el primer tanguista rioplatense en España, al comenzar sus presentaciones en 1922.


Su actuación fue exitosa, realizando varias grabaciones, figurando en las tapas de revistas y editándose cancioneros con los temas de su repertorio, entre otros, tal como puede verse en los compilados siguientes.




Con las presentaciones de Carlos Gardel primero, y del “Trío Argentino”, Irusta, Fugazot, Demare después, paulatinamente fue decreciendo su popularidad, optando entonces Francisco Spaventa por formar en noviembre de 1928 una orquesta típica con Luis Visca como pianista, Angel Maffia como bandoneonistas y los cantores Luis Scalon (ex estribillista de Francisco Canaro) y su hermano Carlos Spaventa, quien se reencuentra así con Gardel, a quien conocía de Buenos Aires. (*) 


  
Después de un par de años de actuación con su hermano Francisco, Carlos Spaventa parte para Estados Unidos, donde volverá a encontrase por cuarta vez con Carlos Gardel, pues tanta era la admiración de los hermanos Spaventa por el “Zorzal criollo”, que al coincidir en sus presentaciones en Cannes en febrero de 1929, ni bien terminaban sus funciones, iban a deleitarse con las actuaciones de Gardel. (*)



Cuando Carlos Gardel llega el 28 de diciembre de 1933 por primera vez a Estados Unidos, su tocayo Spaventa ya estaba radicado allí.

Ante la ausencia de guitarristas para que lo acompañaran en sus películas y sus grabaciones, Gardel recurre a Agustín Cornejo, su compañero de dúo Miguel Cáceres, Gregorio Ayala, Carlos Gianotti y Carlos Spaventa, según rememoraba el primero de los guitarristas y cantores que divulgaban nuestro folklore en el país del norte.


Spaventa participa en las películas “Cuesta abajo”, “El tango en Broadway” y “The Big Broadcast of 1936”.

En “Cuesta abajo”, Carlos Spaventa (el único guitarrista que figura en los créditos), actúa en la escena del fogón, en el rol del peón que conquista a Mona Maris (*) y canta, acompañándose con su guitarra, la zamba “En los campos en flor” y el estilo “Olvido”, ambos temas de Gardel y Le Pera.



Mientras que en el estilo canta como solista, “En los campos en flor” lo hace en dúo con el cantor y guitarrista cubano Roberto Moya, con quien ya venía integrando un dúo e incluso realizando algunas grabaciones.


En “El tango en Broadway”, donde Carlos Spaventa volverá a figurar en los intérpretes, ya no cantará, sino que lo hará quien lo precede en los créditos, Agustín Cornejo, con la canción “Chinita” y la cifra “Qué me importa”, ambos temas de su autoría.


Spaventa aparece en las escenas previas y durante la magistral interpretación de Carlos Gardel cantando “Golondrinas”, tango que compusiera con Alfredo Le Pera.


Casi al final de la película, Gardel pasa por detrás del escenario, silbando, tarareando y recitando “A la huella…ya vamos llegando a las casas”, de la zamba “Por el camino”, de Carlos Vicente Geroni Flores y Benjamín Tagle Lara, apareciendo luego en escena para cantar la zamba “Caminito soleado”, que también compusiera con Le Pera, siendo acompañado por cinco guitarristas, entre ellos Carlos Spaventa.



En “The Big Broadcast of 1936”, Spaventa cerrará su ciclo de películas con Carlos Gardel, participando nuevamente como actor de reparto junto a Manuel Peluffo y Celia Villa, entre otros.

Exhibida para América Latina con el título de “Cazadores de Estrellas de 1936”, Carlos Spaventa obsequió a su amigo Ricardo Tafalla la siguiente fotografía.


Es probable que Spaventa participara en las dos primeras grabaciones que Carlos Gardel registra en “Odeón” en Estados Unidos, la cifra “Criollita decí que sí” y la zamba “Caminito soleado”, dónde el máximo cantor es acompañado por dos o tres guitarristas y Alberto Castellanos (nombre artístico de Alberto Castellano) al piano, pues los estudiosos de la discografía de Carlos Gardel difieren en sus apreciaciones de quienes fueron los guitarristas y la cantidad de los mismos.


De esta etapa de Gardel en Nueva York, es cuando surge la amistad con Carlos Spaventa, requerido para recordar cómo eran sus días en la ciudad de los rascacielos. (*)



Gilbert Mamery, uno de los grandes coleccionistas gardelianos, lo entrevistó en su programa en Puerto Rico, donde narró varias anécdotas para conocer como era Carlos Gardel, las cuales podemos escuchar en la grabación que el boricua le hiciera llegar a su amigo Ricardo Tafalla, de las cuales hemos tomado como fuente de información las llamadas marcadas con asterisco (*).

                                                            CARLOS SPAVENTA


                                                                                 

Anteriormente, en el año 1962, Carlos Spaventa volcó sus recuerdos del “Zorzal criollo” en el libro “Carlos Gardel en la canción y el recuerdo”, a instancias de Arturo Yépez, quien participó en su elaboración, financiación y edición en Estados Unidos, libro que lamentablemente no disponemos, pudiendo ver solamente la tapa, perteneciente a la importante colección de Ana Turón.


Precisamente en una fotografía del 12 de abril de 1972, dedicada y autografiada a su buen amigo Ricardo Tafalla Rodríguez, Carlos Spaventa aparece leyendo el libro citado.



Carlos Spaventa también cantó en Cuba, tal cual lo rememora la pianista del Cine-Teatro Muñiz, Sara Aguilar Torres.


En un artículo publicado por Carlos Groppa en su reconocida revista “Tango Reporter”, el dibujante Osvaldo Laino, en ocasión de un homenaje a Gardel en New York, menciona a Carlos Spaventa entre los participantes.


También Spaventa es citado en la siguiente nota de Nelson Bayardo, publicada en el diario “El País”, de Montevideo, del 24 de junio de 1994.


Si bien leemos que Carlos Spaventa le atribuye 49 años a Gardel, la versión no proviene de él, sino de Emilio Ramil, apodado el “Gardel cubano”, quien manifiesta haberlo escuchado de sus labios la edad de Gardel, uno de los argumentos que sostienen su origen uruguayo.

Nosotros adherimos al origen francés de Carlos Gardel, sin creernos dueños de la verdad y sin participar en debates que ya llevan casi 90 años, que bien podría dirimirse, o al menos intentarse, mediante las pruebas científicas que brindarían los análisis de ADN, prefiriendo abocarnos a la admiración que sentimos por el máximo cantor de todos los tiempos.


Anexo: Grabaciones y obra autoral de Carlos Spaventa.

No hemos encontrado ninguna discografía de Carlos Spaventa, por lo cual repasaremos las que hemos podido ubicar en “Internet”, las cuales son las siguientes:

► En 1928 fue uno de los primeros en grabar el tango “Garufa”, con música de Juan Antonio Collazo y letra de Roberto Fontaina y Víctor Soliño, con acompañamiento de guitarras.


► En España, como segundo vocalista de la orquesta dirigida por su hermano Francisco, las que figuran en el Cuadro “A”, más algunas otras que ubicamos en las hemerotecas de los diarios españoles: “Aquel tapado de armiño” y “Blanca flor”, en ambas sólo Carlos Spaventa y en dúo con Luis Scalon: “Claveles mendocinos”, “Del infierno adelante”, “La mirada en tus ojos”, “Llora corazón, “Todavía hay muchos giles” y “Una negra y un negro”, sin perjuicio de que existan otras grabaciones que pueden ubicarse en búsquedas más profundas en dichas hemerotecas.


► Las 15 grabaciones para el sello “Brunswick” entre el 9 de febrero y el 15 de mayo de 1932, 10 temas para “Columbia” entre el 20 de septiembre y el 6 de diciembre de 1934 y un número indeterminado de boleros y canciones caribeñas, citadas en “Tango Reporter” en el Cuadro “B”.

Si bien no se indican cuáles son los títulos de las canciones, algunos de ellos pueden ser los que figuran en el Cuadro “C”, más los catálogos de coleccionistas colombianos, detallados a continuación en el Cuadro “D”.


► Otras 5 grabaciones realizadas en dúo con el cubano Roberto Moya, el 23 de mayo y el 23 de julio de 1932, en New York.


► Posible participación ya citada acompañando a Carlos Gardel en “Criollita decí que sí” y “Caminito soleado”, el 27 de julio de 1934 en New York.

► Tres registros con el “Conjunto Pampero”, en fecha no determinada.


► Grabación del vals “Añoranzas”, con acompañamiento de guitarras, en fecha no determinada.


En total hemos ubicado las siguientes 44 grabaciones, presentadas en orden alfabético: 
 

En cuanto a su obra autoral, Carlos Spaventa si bien no figura en la base de datos de “SADAIC”, le pertenece “Vuelve a casa”.


1 comentario:

  1. A media luz
    Angustia
    Amigablemente
    Cantar eterno (con Naffia)
    Cariño gacucho (con Naffia)
    Flor del campo
    Gato sanjuanino
    Langosta
    Lo han visto con otra
    Mía
    Padre nuestro
    Patotero sentimental
    Primavera
    Recuerdos
    Tomo y obligo
    Yo la perdono

    ResponderEliminar